La diseñadora Tommie Hernández convierte su pasión por la costura en un negocio rentable