Convirtieron la lectura en una apuesta al futuro